Más de 700 alumnos quedarán sin matrícula por inminente cierre del colegio Calama

Desesperados y muy preocupados se encuentran los apoderados de los más de 700 alumnos, de educación parvularia a media, del colegio Calama, ya que a través de una reunión y una carta se les informó que el recinto funcionará sólo hasta este año.

También Lee: Apoderados del colegio Calama se manifestaron en contra de su cierre

“El cierre del colegio Calama responde a la imposibilidad de ajustarse a la normativa generada por el legislador, toda vez que la Sociedad Educacional Colegio Calama no es dueña del edificio e instalaciones, siendo sólo una entidad arrendadora”, manifiesta uno de los párrafos de la carta.

Asimismo, plantean que harán un trabajo de contención emocional para los profesores y apoderados que así lo requieran.

Una de las apoderadas que precisamente está angustiada y desesperada por esta decisión es Rosa Enríquez, quien tiene a dos hijos en el establecimiento.

“Nos avisaron hace poco menos de un mes. Todo empezó con rumores, hasta que el director informó de manera oficial que el colegio iba a ser cerrado. Hubo una reunión y firmamos una carta confirmando que nos habíamos enterado”, detalló.

CARTA

Contó que los demás padres también quedaron en shock y prácticamente con los brazos cruzados, sin saber qué hacer con el futuro de sus hijos.

En tanto, argumentó que no les explicaron en profundidad los motivos del cierre, “todo está bien confuso y extraño, porque ni el director ni el sostenedor serían los responsables, sino el propietario del terreno donde está el colegio”.

Contó que les dijeron que ya no quiere seguir arrendando o que en su defecto subiría el valor del este, “al parecer hay intereses económicos. Incluso nosotros pensamos en hacer rifas y diversas actividades para ayudar a pagar el arriendo y que nuestros hijos puedan seguir en el colegio”.

Rosa Enríquez insistió en que están desesperados, porque sus niños están acostumbrados a un colegio de pocos alumnos, con profesores dedicados al 100% y con educación de calidad gratuita.

“Quizá yo puedo pagar un colegio particular subvencionado, pero hay otros apoderados que no y eso también angustia. Además, para todos será difícil encontrar un nuevo colegio para nuestros hijos”, enfatizó.

Municipio

El concejal José Mardones recibió a unos apoderados de este recinto, quienes pidieron ayuda para enfrentar esta situación, por lo que comenzó a realizar algunas indagaciones.

“Hice algunas averiguaciones e incluso hablé con el exdirector de Educación de la Comdes. El tema es que el sostenedor tenía que pagar un arriendo al dueño del terreno, pero hoy no es posible con esta reforma, por el proceso de transparencia porque el dueño es una autoridad”, aseguró.

Agregó que “independiente que sea particular subvencionado, es lamentable cómo se está tratando de eliminar este colegio y sólo porque el dueño del terreno ya no recibirá el monto de dinero por el tema del arriendo”.

Mardones enfatizó que acá surge un tema de ética y moral, por lo que el dueño del terreno debe a dar a conocer efectivamente su posición, “porque siento que se pueden llegar a acuerdos para mantener su funcionamiento”.

Asimismo, dijo que no hay que perder de vista que la reforma a la educación llegó a Calama y lo hizo para quedarse, por lo que es un tremendo desafío para las autoridades locales y en especial para el municipio, el que debería absorber una cantidad importante de alumnos en sus recintos.

Ayuda a llegar a más gente!