Cien días tendrá la fiscalía para investigar el caso descuartizado de Calama

Gracias a que se logró rescatar el 40% de una huella dactilar, peritos especializados de Carabineros dieron con la identidad del cuerpo que fue descuartizado y abandonado en la quebrada de Quetena y gracias a estos antecedentes se logró detener al posible responsable, quien fue formalizado y deberá pasar los cien días que dura la investigación con prisión preventiva.

Hernán Gavia Carpanchay es el nombre del imputado y principal sospechoso de la muerte del boliviano de 25 años, Ángel Kish Porcel Ortega y según los antecedentes que se manejan por la declaración prestada por el chileno todo se habría iniciado cuando ambos estaban bebiendo alcohol.

Dentro de los detalles del relato, se precisó que la discusión comenzó por la molestia que tenía Porcel porque su hermana y pareja de Gavia había sido agredida por este. La pelea subió de tono y el boliviano habría tratado de herirlo con un arma blanca, la que finalmente habría sido ocupada por el chileno para degollarlo.

Luego procedió a descuartizarlo y guardar las partes en bolsas de basura, las que trasladó hasta el puente Balmaceda para tratar de quemar, pero al no poder contrató a un fletero para dejar los restos en la quebrada de Quetena, donde fueron encontrados por una persona que merodeaba por el sector.

Cuando se inició la investigación se conformó un equipo especializado de Carabineros, que contó con la presencia de funcionarios de Labocar, SIP y OS-9, quienes al reconocer la huella dactilar dieron con la dirección de la víctima y al llegar al lugar se encontraron con el chileno, quien terminó por confesar el hecho.

En el Tribunal de Garantía de Calama se expusieron todos estos antecedentes y el juez determinó la prisión preventiva considerando a Gavia Carpanchay como un peligro para la sociedad, “además que el imputado reconoció ser el autor del homicidio, declaración coincidente a lo que indicó la perito correspondiente”.

Añadió que quedó de manifiesto la existencia de un delito grave, que tiene pena de crimen, pues hubo degollamiento, desmembramiento, el ocultamiento de las piezas del cuerpo en bolsas y en tratar de quemar una parte de este, lo que permitiría establecer la existencia de premeditación.

Ayuda a llegar a más gente!