Profesores y apoderados marcharon por el futuro de las escuelas para niños con necesidades especiales

El decreto 83 de la Ley de Inclusión, normativa que entró en vigencia este año pero se irá implementando de manera gradual en el país, exige que los niños con necesidades educativas especiales deben ingresar a establecimientos regulares.

Esta situación causa alerta y preocupación en dos jardines infantiles y cuatro escuelas de Calama que se dedican exclusivamente a recibir a estos pequeños, quienes demandan de profesionales con capacidades adecuadas para entregarles la educación que necesitan y merecen.

La jefa de la Unidad Técnica Pedagógica de la escuela Camino de Amor, Sara Mamani, comentó que “salimos a la calle tres escuelas especiales de Calama, F-33, Santa Cecilia y Camino de Amor, con todo nuestro estamento, familias, padres, niños y todos los profesionales que atendemos ahí. Es para manifestar nuestro fuerte rechazo al decreto 83 de la ley de inclusión”.

“Lamentablemente no se cuentan con las condiciones necesarias para atender a nuestros niños y brindarles una educación de calidad. Los profesionales que los recibirán, tanto profesores de educación básica y parvularia no están capacitados, por lo tanto no pueden atenderlos”, agregó.

Precisó que esta marcha se realizó a nivel nacional, pues existen varias entidades que han tratado de acercarse el Gobierno para manifestar esta preocupación, pero hasta le momento no han sido atendidos.

 

Profesores

Otro problema que enfrenta la educación especial en Calama, es la falta de profesionales. Mamani contó que es muy necesaria la presencia de fonoaudiólogos, psicólogos, psicopedagogos y profesores diferenciales.

“Los establecimientos compartimos profesionales por hora, poniendo avisos a nivel nacional. Las horas son tan mininas que no alcanzan para atender las necesidades de los recintos”.

comentarios1

ElReferente