Apoderados del colegio Calama se manifestaron en contra de su cierre

Moverán cielo y tierra si es necesario para encontrar una solución al problema que están enfrentando y hoy comenzaron con una manifestación. Los padres y apoderados del colegio Calama exigen una explicación clara del porqué el recinto cierra sus puertas dejando a 688 niños sin matrícula para 2018.

También Lee: Más de 700 alumnos quedarán sin matrícula por inminente cierre del colegio Calama

Una de las apoderadas que participó en la manifestación, en el frontis del recinto, Sandra Carmona, dijo que es necesario hacer este tipo de movilizaciones “para que sepan de nuestra molestia, porque nuestros hijos no se pueden quedar sin colegio e iremos donde sea para pelear por esta causa”.

Agregó que a pesar que se han reunido tres veces con la dirección, no encuentran que la información sea clara “no sabemos qué pasa, por qué no nos han dado mayor información, sólo la carta que nos mandaron a cada apoderado”.

Esta madre enfatizó en que están molestos, pero sí muy agradecidos por la educación que han recibido los niños, “son alumnos muy capaces gracias a los profesores que han tenido”.

Dirección

Por su parte, el rector del colegio Calama, Carlos Codd, manifestó que la situación es lamentable, pero que el recinto no se acomoda a la ley de Inclusión que forma parte de la reforma que impulsa el Gobierno.

“Me refiero a que el propietario no acepta las condiciones”, explicó, detallando que la sociedad Sofeduc es la dueña, entidad que no está dispuesta a recibir menor dinero en cuanto a arriendo y tampoco a hacerse cargo de los arreglos que pudiera demandar la infraestructura del colegio.

La decisión de cerrar el recinto ya tiene consecuencias, pues a menos de un mes de haber sido notificados diez niños ya se han retirado y 20 pidieron sus antecedentes para cambiarse antes que se inicie el segundo semestre.

“Son 688 niños que quedan sin colegio y según la ley de Inclusión, el apoderado tiene el derecho de poner donde estime conveniente a su hijo, pero si van a un colegio nuevo porque es mejor y este les dice que no, dónde se irán y dónde está esta ley en ese caso”, reclamó el director.

En cuanto a los funcionarios, son 51 personas las que quedarán cesantes, “teniendo que empezar de cero en otro establecimiento”.

“Como profesores estamos muy tristes y angustiados porque hemos visto crecer a nuestros niños. Nuestro colegio se cierra por la ley, porque tenemos excelencia académica, tenemos un 50% de ingreso a la universidad, subió en convivencia escolar. Esto nos deja más tranquilos pero no conformes, ya que el colegio es gratuito y bueno, pero por la ley no podemos continuar”, enfatizó Carlos Codd.

Asimismo, dijo que desde marzo que el sostenedor ha realizado diligencias, como también él a nivel regional, pero desde el ministerio de Educación todavía no se han pronunciado, “hasta la fecha no ha llegado nadie”.

Ayuda a llegar a más gente!