Padres son enviados a prisión por parricidio de bebé de 3 meses y medio

En la audiencia se indicó que él "reconoce que en algunas ocasiones la apreté fuerte en los brazos".

La Fiscalía de Atacama formalizó este jueves la investigación en contra de una pareja, quienes son indagados por su participación en los delitos de parricidio y lesiones graves reiteradas, cometidos en contra de la hija de ambos de sólo tres meses y 22 días.

La audiencia de y la dirección de este caso fue asumida por el fiscal jefe de Copiapó, Christian González Carriel, quien argumentó que a partir del deceso de la víctima, ocurrido el pasado 28 de marzo en el Hospital Regional, el ente persecutor llevó a cabo diversas diligencias destinadas a establecer las causas del fallecimiento y los responsables de las lesiones que presentó el cuerpo de la pequeña. Trabajo realizado junto a personal de la Brigada de Homicidios de la PDI.

De esta manera, y luego de obtener los primeros resultados de estas indagaciones, además del informe de autopsia desarrollado por el Servicio Médico Legal, el fiscal gestionó la orden de detención en contra de los progenitores de la lactante fallecida, quienes, en esta etapa inicial del caso, aparecen como los principales responsables del deceso.

De acuerdo a la investigación, los detenidos se presentaron en al menos cinco oportunidades en los servicios de urgencia de los hospitales de Vallenar y Copiapó, producto del estado de salud de la niña.

“La formalización tuvo su argumento dada la cantidad de lesiones, fracturas, hematomas y erosiones que presentó la víctima en sus cortos tres meses de vida. Siendo los padres, hasta esta etapa de la investigación, responsables al tener ellos el cuidado exclusivo de la niña”, dijo el fiscal.

En su argumentación, González agregó que el pasado 27 de marzo la niña fue atendida en Copiapó, ocasión en que debió quedar internada debido a distintas lesiones y fracturas detectadas luego de un escáner al que fue sometida. Perdiendo finalmente la vida en este recinto asistencial, después que distintos exámenes realizados arrojaran que no había actividad cerebral.

El persecutor señaló que luego de los peritajes forenses llevados a cabo, se pudo determinar que las lesiones son atribuibles a terceros y que tienen carácter homicida y larga data, ya que quedaron establecidas otras fracturas en distintas partes del cuerpo. Determinando como causa de muerte un traumatismo craneoencefálico.

Mensajes

Luego de su muerte, la Fiscalía centró su mirada en ambos progenitores y se incautaron sus teléfonos celulares, esto reveló las conversaciones por WhatsApp sobre la pequeña. La madre le envía una fotografía del mentón de la menor que tenía una equimosis y le dice a él. “Parece que le saqué la cresta, pobrecita mi bebé”. Otro mensaje del padre decía: “solo te pido que no le rompas la otra pierna porfis”.

En tanto, el joven de 23 años, mantendría una relación con otra persona a quien le envió un mensaje, diciéndole que su guagua se cayó mientras él era víctima de un asalto. “Me asaltaron, me pegaron, ella está grave. Me pegaron una patá en la boca, le cuesta respirar”.

La Fiscalía inició una investigación en contra de ambos padres, ya que tenían el cuidado directo de la menor y según los mensajes ambos sabían lo que estaba ocurriendo.

En la audiencia se indicó que él “reconoce que en algunas ocasiones la apreté fuerte en los brazos”. Además, apunta a la mujer, ya que estas lesiones podrían deberse a un quiebre sentimental.

Via: BioBio

Créditos Foto: SoyCopiapo

ElReferente