Comunidad indígena cobrará por acceso al valle de Catarpe en San Pedro de Atacama

Desde febrero de 2015, cuando la comunidad atacameña de Solor -titular del derecho de propiedad de las lagunas de Cejar y Piedra- restringió el número de turistas que ingresan a dicho paraje y aumentó el valor de la entrada desde los $2.500 a $15 mil, una serie de cambios se han registrado en el poblado altiplánico de San Pedro de Atacama, que al año recibe más de 250 mil visitantes y, al mismo tiempo, es uno de los principales destinos turísticos del país.

Tras dicho cambio en la localidad de unos 5 mil habitantes, se sumó el cierre del valle de la Muerte -en diciembre pasado- por parte de la comunidad de San Pedro de Atacama, seguido del alza en el valor de entrada -desde agosto- a los géiseres de El Tatio por las comunidades de Toconce y Caspana, y desde octubre se sumará la restricción y cobro de ingreso al valle de Catarpe, uno de los últimos parajes de acceso gratuito en el pueblo y considerado como el paseo dominical de los habitantes del poblado.

Ubicado a 5 kilómetros al norte de la localidad, cercano a la capilla de San Isidro, edificada en 1913, y al Pukará de Quitor, se encuentra el valle de Catarpe, bordeando el río San Pedro, el cual permite que en sus cerca de 27 mil hectáreas exista vegetación; un oasis en medio del desierto altiplánico de la II Región.

Dicho sector será cerrado por la comunidad a cargo de esas tierras, y el acceso se limitará al pago de una entrada y a un número determinado de visitas por día.

Mirta Solís, presidenta de la comunidad, señala que “el cambió será para resguardar el lugar, que tras la masiva llegada de turistas presenta serios daños. Nuestra comunidad desde 2003 nos está solicitando que cerremos, porque necesitamos proteger el valle e invertir en su recuperación. Hemos tenido tres incendios este año y varios robos. Además, los lugares turísticos presentan un gran deterioro, como sitios arqueológicos y zonas de pastoreo”.

Según Solís, ahora la comunidad está afinando los últimos detalles, lo cual considera también la fijación de los valores. “Los habitantes atacameños podrán entrar gratis y estamos viendo si habrá tarifa diferenciada para chilenos y extranjeros”.

Satulino Ramos, presidente de la Cámara de Operadores Turísticos de San Pedro, sostiene que “es necesario preservar los sitios de interés del pueblo, lo que también obliga a las empresas a ser más profesionales y saca del mercado a los touroperadores pirata. El visitante valora eso y está dispuesto a pagar un poco más por entrar a un lugar bien cuidado“.

 

ElReferente

Be the first to comment

Deja un comentario