Con la crianza de animales y venta de huevos comunidad es ejemplo de superación

En Calama se forja un sector que para la mayoría es desconocido, un lugar donde cientos de familias han decido empezar una nueva vida, pues las exigencias en la ciudad superaban con creces lo que podían entregar y hay un caso digno de resaltar e imitar.

La comunidad ecológica de Quetena empezó con 20 familias que no pudieron responder a los arriendos de casas, pago de servicios, la educación de los hijos y todos los gastos básicos para vivir.

Ante la desesperación, se tomaron un terreno en el sector poniente, más abajo de lo que la mirada loína puede llegar y empezaron un nuevo proyecto, uno de vida, de comunidad y de futuro.

advertisement

Su líder es Claudio Ramírez, quien comentó que hoy son 65 familias, albergando a más de 350 personas, entre los que destacan 75 niños en edad escolar. Son personas de esfuerzo, de trabajo y que si bien para los ojos de la sociedad no son vulnerables, sus remuneraciones no son suficientes para acceder tranquilamente a una casa.“Con nuestros propios recursos empezamos a construir este sueño, con este proyecto ecológico hemos hecho todo lo que ha estipulado la ley, tenemos personalidad jurídica, rol único tributario y tenemos los planos de la comunidad. Todo esto se los hemos presentado a las autoridades”, contó.

Comunidad quetena03
Claudio Ramirez

Comunidad

Después de dejar atrás el límite urbano y recorrer uno cuantos minutos, aparece la comunidad, en un terreno cercado, que está identificado y cuenta con un control de acceso. No hay basura y cada sitio está cercado.

Una de las obligaciones es plantar, mantener y cuidar árboles, como también ser parte de su primer emprendimiento. “Acá cada familia tiene dos gallinas y un gallo y día por medio debemos aportar con un huevito, comercializándolo en la ciudad a 200 pesos, mucho más barato de lo que se vende allá.  Tenemos demanda, hay gente que nos viene a comprar hasta acá”.

Comunidad quetena27
Manzano logrado por la comunidad

Para la comunidad, este proyecto sustentable es la carta para mostrar que quieren hacer las cosas bien y que no buscan depender de la ayuda gubernamental. “Nosotros no andamos pidiendo ayuda, si tenemos luz es porque hemos comprado nuestros generadores y algunas casas cuentan con paneles solares, el agua la compramos, tenemos baños químicos o pozos”.

“Nosotros buscamos ser un ejemplo de superación, de organización. Acá tenemos nuestro templo y una casa pastoral, contamos con profesores, si Dios lo permite queremos tener un jardín infantil y para demostrar que acá hay reglas, tenemos un comité de disciplina, en el que todos los socios han debido demostrar que no pueden arrendar una casa y necesitan un lugar acá y no es para aprovecharse”.

Este comité también regula que las personas no tengan antecedentes penales, se prohíbe el consumo de alcohol y drogas y la generación de conflictos. “Tenemos reglas, como por ejemplo, cada 15 días debemos preocuparnos del aseo general del este lugar”.

El campamento está ordenado, señalizado, limpio, más allá de los perros que juegan, nadie se imaginaría que en este lugar se crían cabros, chanchos, corderos, patos, gansos y se cultivan distintos tipos de vegetales y frutas, incluso uno de los vecinos logró hacer crecer un manzano.

Proyecto

Ramiro Medina es casado y tiene dos pequeños hijos. Este contratista, junto con un amigo, consiguió un terreno, pues además de los problemas económicos, tiene un objetivo, que es lograr en la comunidad Quetena la crianza de más de dos mil conejos y la instalación subterránea de invernaderos hidropónicos.

“Tenemos los proyectos listos, ya estamos trabajando, pero necesitamos los recursos. Más allá de lo que puedan significar económicamente estas ideas, el objetivo fundamental es dar trabajo a personas con discapacidad, entregarles la oportunidad que en Calama muchas veces se les niega. Estará todo implementado para ellos”, contó.

La lejanía de Calama, el intenso frío y el implacable viento no son impedimento para que estas familias vean el futuro con optimismo, esforzándose cada día para salir adelante y en algún momento lograr regularizar su situación en aquel lejano terreno.

ElReferente

Be the first to comment

Deja un comentario