Recimat retiró declaración de Impacto Ambiental para aumentar sus operaciones

Acción implica que la empresa no podrá aumentar su línea de operaciones.

Después de, aproximadamente, dos años de trámites, la empresa Recimat, encargada de reciclar baterías y borras anódicas, decidió retirar su declaración de Impacto Ambiental que había presentado con la intención de operar un segundo horno y así aumentar su operación actual.

En este marco y a través de un comunicado de prensa, la empresa enfatizó que presentar esta solicitud “nunca tuvo como objetivo aumentar ni menos duplicar la capacidad de tratamiento de baterías fuera de uso, cuya generación y acceso son limitados”.

Aseguraron que lo que pretendían era “flexibilizar nuestra operación en términos de disminuir los tiempos de almacenaje de materiales, tanto de baterías como de borras anódicas provenientes de la minería, pasivo ambiental del que nos hemos hecho cargo históricamente en condiciones de absoluto respeto a la salud y el medio ambiente”.

Asimismo, insistieron en que Recimat “no contribuye en absoluto a la contaminación ambiental” y a pesar de cumplir con las normativas sanitarias y ambientales exigidas, decidieron recitar la declaración y seguir en las condiciones que hasta hoy operan.

Intendente Marco Antonio Díaz

Una vez que se dio a conocer esta situación el intendente de Antofagasta, Marco Antonio Díaz, precisó que “hemos sido notificados que el titular del proyecto lo ha retirado desde el Servicio de Evaluación Ambiental y es propio de esta autoridad hacérselo presente a la comunidad de Calama”.

Mientras que la seremi de Medio Ambiente, Visnja Music, argumentó que “estamos muy focalizados en aquellos proyectos que entren al Servicio de Evaluación Ambiental y que consideren desde el inicio el factor ambiental dentro de sus propuestas”.

Comunidad

Por su parte, el asesor de la agrupación por la Defensa del Río Loa, Sergio Chamorro, dijo que esta acción les da “la certeza jurídica, técnica, científica y legal respecto a lo que hemos venido sosteniendo como movimiento social, porque cuando empezamos a realizar las primeras observaciones ninguna autoridad se acordó que Calama era una zona saturada”.

El profesional insistió que Recimat para ampliar su línea de fundición “debe hacerlo a través de un estudio de impacto ambiental y no una declaración y por lo tanto el retiro vuelve a reafirmar lo que hemos sostenido en las calles cientos de vecinos”.

ElReferente