Declaran alerta amarilla por actividad del volcán Láscar

Monitoreos detectaron anormalidades en su condición.

Creditos fotos: Bettmoc

Una serie de sismos volcano-tectónicos y de tipo martillo, además de ausencia de su incandescencia normal fueron las alertas para que la Red Nacional de Vigilancia Volcánica informara al Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomín) de los cambios que estaba experimentando el Láscar.

A raíz de esto se declaró aumentar la alerta de verde a amarilla, pues el resultado del monitoreo sugiere la formación de pequeños tapones en la columna magmática al interior del cráter, lo que aumenta la probabilidad de explosiones menores en zonas aledañas en un radio de dos kilómetros, aproximadamene.

El director nacional de Sernageomin, Mario Pereira, llamó a la comunidad a informarse por los canales oficiales, argumentando que “estamos monitoreando el volcán Láscar las 24 horas. Nuestros especialistas cuentan con tecnología adecuada para el seguimiento de la actividad volcánica. Lo importante es que las diversas instituciones del Sistema de Protección Civil cuentan con información técnica de lo que está sucediendo para ponerla a disposición de la ciudadanía”.

Alerta

Desde el Sernageomin explicaron que la alerta amarilla se debe a “variaciones en los parámetros derivados de la vigilancia que indican que el volcán está por encima de su umbral base y que el proceso es inestable, pudiendo evolucionar aumentando o disminuyendo estos niveles”.

“Pueden registrarse fenómenos como: enjambres sísmicos (algunos de ellos perceptibles), emisión de ceniza, lahares, cambios morfológicos, ruidos, olores de gases volcánicos, entre otros; que pueden alterar la calidad de vida de las poblaciones en la zona de influencia volcánica”, agregaron.

Volcán

El Láscar es un estratovolcán compuesto, activo desde hace unos 240 mil años y conformado por “lavas andesíticas, que alcanzan más de 10 kilómetros de longitud y por potentes lavas dacíticas que se extienden hasta 5 kilómetros”, detallaron.

Asimismo, la lava más reciente se estima en unos siete mil años de antigüedad y sus alrededores evidencian cráteres de impacto asociados a la eyección de bombos durante erupciones.

Créditos Foto: Bettmoc

ElReferente