Seis años de cárcel al único procesado en el caso “quemado”

Roberto Luco fue condenado como cómplice, ya que los autores se suicidaron

Después de un año y tres meses de investigaciones la justicia de Calama cerró el caso de Freddy Orellana (39), quien fue torturado, maniatado, estacado, baleado y calcinado en una cueva del sector Ojo de Opache, entregándole al único imputado, Roberto Luco, una condena de seis años en su calidad de cómplice de un homicidio calificado.

Según los antecedentes que se recopilaron durante el tiempo de investigación, Freddy Orellana era parte de un grupo de antisociales y en un robo a un camión se quedó con gran parte del botín, lo que enfureció a César Cortés e Iván Donoso, quienes planearon una macabra venganza.

En tanto, se estipuló que Luco fue quien trasladó a Orellana y a los otros dos sujetos por diversos sectores, terminando en Ojo de Opache y fue sólo cuando ya se había cometido el crimen que él se enteró de los hechos.

Culpables

Este caso tiene sólo un inculpado, Roberto Luco, pues los otros dos se asesinaron antes de enfrentar la justicia. El primero fue Iván Donoso quien se suicidó con un disparo, ocupando la misma arma con la que mataron a Orellana, siendo la pista fundamental para dar con los demás involucrados, los que fueron detenidos y puestos en prisión preventiva. Fue en ese lapso de tiempo que César Cortés también asumió terminar con su vida.

444 días pasó detenido Roberto Luco hasta que la justicia leyó su sentencia, dándole seis años de cárcel. Sin embargo, su defensa no descarta que pueden pedir un recurso de nulidad por este juicio, pues insisten en que sólo trasladó a los tres hombres y no tuvo participación directa en la muerte de Orellana.

ElReferente