Turista ruso niega haber sido rescatado en San Pedro de Atacama

Tuiteo policial aseguró lo contrario

El sábado pasado, un tuiteo de la cuenta oficial de Carabineros comunicó: “#SanPedroAtacama: Carabineros rescató a turista ruso que estaba a 4900 msnm afectado por la altura”. El mensaje se acompañó de fotos del operativo. Horas después, en varios portales de noticias, se contaba que dos cabos habían rescatado en el cerro Toco a un “desorientado turista” llamado Oleg Kharitonov.

Pero en su Instagram, el viajero ruso cuenta otra versión. “Los carabineros subieron lento al cerro. Después tuvieron que esperar, porque no podían hablar, debido a la altura. Tomaron mucha agua y me preguntaron si quería. Les dije que no, que tenía mi propia agua en la mochila. Pregunté si había algún problema. Dijeron que estaba todo bien. Voy a seguir caminando al cerro , les indiqué. Decidieron acompañarme. Llegué primero a la cima y los carabineros hicieron fotos. Cuando bajamos, uno se me acercó y fraternalmente puso su mano sobre mi hombro. Cuando bajamos, me pidieron los datos del pasaporte. Después me subí a mi moto y se pusieron a correr alrededor mío, chocándome la mano, a modo de despedida”.

El cabo 1° David Briceño asegura haber rescatado a Kharitonov. “Él se encontraba desorientado y deshidratado. No podía respirar bien, por apnea, así que se le brindó primeros auxilios”. El mayor Nelson Rivera, de la misma comisaría, lo respalda: “Los carabineros lo llevaron y lo estabilizaron. El hombre sí se encontraba desorientado, con principios de hipoxia, y se le brindaron primeros auxilios”.

Habla Kharitonov, quien se encuentra en Bolivia, prosiguiendo su viaje por el mundo: “A nosotros los rusos no nos gusta cuando alguien tergiversa la verdad. Esa publicación engañosa de Twitter, junto a la entrega insistente del agua para fotografiar la acción heroica, y todos los gestos de amistad, fueron solo un espectáculo mediático. Yo soy muy resistente: practico deporte, hago boxing, hago ejercicios diarios. Claro que a esa altura me movía lento, como todos los alpinistas, ya que controlaba mi pulso y respiración. Pero a mí nadie me rescató”.

Fuente: LUN

advertisement

ElReferente