Quiebre total en el concejo municipal de Calama: Buscan la destitución de concejala

Un nuevo episodio suma la conflictiva relación que existe en el concejo municipal de Calama, pues el concejal Claudio Maldonado declaró que envió información al Tribunal Electoral Regional (TER) para demostrar falta de probidad por parte de su par Carolina Latorre y con ello buscar su destitución.

También dijo que presentaron antecedentes para que la Fiscalía de Calama investigue su rol como abogada y concejal en cuanto al manejo de información privilegiada.

Claudio Maldonado, concejal

“Junto al concejal Jorge Olivares hemos tomado la decisión férrea y firme de presentar varias acciones legales y la primera de ellas es en el Tribunal Electoral Regional en contra de la concejala Carolina Latorre dado que tenemos evidencias suficientes y que constan que estaría en una falta gravísima a la probidad administrativa en su calidad de concejal, dado que ha llevado a cabo juicios en calidad de representante en contra del municipio y las corporaciones a través de su estudio jurídico”, detalló Maldonado.

Agregó que, además, con estos juicios se ha visto beneficiada económicamente, quedando demostrado en “las indagatorias que realizamos durante meses, a la información levantada y los medios de prueba, que son bastantes carpetas que ya fueron presentadas”.

En segunda instancia dijo que ante la Fiscalía hicieron una denuncia en contra de Latorre “porque se estarían configurando serios y graves delitos en su calidad como concejala. Estaríamos evaluando la prevaricación, lo que es muy grave causando un escozor muy grande en los abogados de Calama y en la región, los que no pueden entender este tipo de acción”.

Maldonado recalcó que el accionar de Carolina Latorre ha redundado en la imposibilidad de trabajar como concejo municipal, entrabando el normal desarrollo de la actual administración.

Asimismo, añadió que también harán acciones en contra de los concejales José Mardones y Dinka López pues tendría en su poder informes de Contraloría que demostrarían que estas autoridades no cumplieron con su rol fiscalizador durante los últimos cuatro años de la administración de Esteban Velásquez.

Maldonado enfatizó en que no seguirán con peleas de pasillo, sino que harán las acciones legales pertinentes para acabar con la actitud que tendrían estos tres concejales, además de agregar que apoyarán las que levanten directores y funcionarios por persecución política, “con claros medios de prueba para obstruir este municipio y la administración”.

Descargos

Por su parte, la concejala Carolina Latorre lamentó esta situación y la catalogó de “revancha política”, pues demostró que no ha tenido ni tiene ningún caso en contra del municipio ni tampoco la sociedad de la que es parte.

Carolina Latorre, concejala.

“Se quiere denostar mi labor fiscalizadora, porque en el fondo estoy haciendo bien mi trabajo fiscalizando el trabajo del alcalde y he hecho todo lo que ha estado en mis manos para evidenciar que efectivamente el municipio tiene que hacer los cambios y ajustes necesarios para generar una buena administración”, recalcó.

Planteó que son graves las acusaciones, “porque se me está acusando de falta de probidad que no existe y del delito de prevaricación, que es un tráfico de influencias, porque una de las personas de mi estudio patrocinó una de las causa del municipio, pero no fue mi sociedad ni yo, él lo hizo de manera particular. No hubo traspaso de información confidencial porque no tengo acceso y los concejos son públicos”.

Enfatizó que una vez que sea notificada, verá los resultados y en “su momento evaluaré acciones legales”.


La prevaricación, o prevaricato, es un delito que consiste en que una autoridad, juez u otro servidor público dicta una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial a sabiendas de que dicha resolución es injusta y contraria a la ley.

ElReferente