La policía de Australia acusa de pederastia al tesorero del Vaticano, cardenal George Pell, uno de los hombres más poderosos de la Iglesia católica

El cardenal George Pell, el actual tesorero del Vaticano, fue acusado de varios cargos de delitos sexuales este jueves por la policía de su natal Australia.

Es el primer cardenal y más alto miembro del clero en ser formalmente acusado de pederastia.

En 2013, un cardenal escocés, Keith O´Brien, renunció tras ser acusado de conducta sexual inapropiada y depredadora por un diario británico. El Vaticano lanzó una investigación interna pero O´Brien nunca enfrentó la justicia.

La denuncia contra Pell está relacionada con incidentes “del pasado”, indicó Shane Patton, comisario adjunto de la policía del estado de Victoria.

El funcionario se limitó a decir que más de una persona presentó las acusaciones, pero no reveló más detalles de los casos específicos.

Pell debe presentarse ante el Tribunal de Magistrados de Melbourne el 18 de julio para responder a estos cargos.

Y el cardenal, quien asegura ser inocente, ya recibió permiso del Vaticano para regresar a su país a limpiar su nombre.

“Estoy deseando finalmente comparecer ante la corte. Soy inocente de estas acusaciones. Son falsas”, dijo Pell durante una conferencia de prensa en Roma este jueves.

“La sola idea de abuso sexual me es aborrecible”, aseguró el prelado.

Las acusaciones

El cardenal es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80) y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), ambas en Victoria, según un reporte de la agencia EFE.

El clérigo de 76 años, quien estuvo considerado entre los posibles sucesores del papa Benedicto XVI, es prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano desde 2014 por designación del papa Francisco.

Los cargos en su contra de este jueves se producen en las etapas finales de una larga investigación australiana iniciada en 2012 sobre las respuestas de las instituciones a las denuncias de abuso sexual infantil.

Aunque, según Pell, esas investigaciones se caracterizaron por “constantes difamaciones”.

El australiano fue ordenado sacerdote en Roma en 1966 y con los años se convirtió en el principal líder católico de Australia.

Y su puesto de tesorero lo convierte en la tercera persona más poderosa del Vaticano.

Para el corresponsal de la BBC en Australia, Hywel Griffith, esto hace que sea difícil exagerar la importancia de la decisión de las autoridades australianas de acusar al prelado.

“Cuando (Pell) regrese a enfrentar los cargos en una corte australiana, cada segundo va a ser cuidadosamente escrutado no solo por la prensa australiana, sino también por miembros de congregaciones católicas de todo el mundo”, valoró Griffith.

Fuente: BBC

advertisement
error: Content is protected !!